JUAN CARLOS FONTANA (MONO)






Juan Carlos Fontana
Esperimental
Buenos Aires, Argentina

Fontana debutó en enero de 1975 como baterista de Madre Atómica, en el teatro Regio, de la avenida Córdoba. Con él estuvieron Pedro Aznar y Lito Epumer. Desde aquellos años, ya a Fontana lo persiguió un afán de búsqueda y de investigación que de manera supuestamente azarosa lo llevó de los tambores al teclado. En efecto, un piano eléctrico en su sala de ensayo motivó un acercamiento tibio al comienzo, e intenso después. Fontana comenzó a trabajar sobre sonoridades y texturas que lo llevaron a convertirse en un músico de mirada personal, como en la batería, donde predicaba el "no hacer lo esperado". Desde "Ciruelo", Fontana comenzó a trabajar en busca de alcanzar una mayor autonomía. En algún punto, según dijo, su objetivo se convirtió en poder mostrar su música sin necesitar de colegas. Para ello se impuso una forma de creatividad vinculada con su instrumento y la programación de éste. En su teclado Kurzweil, el artista imagina mundos y los lleva a la música. Habría que buscar mucho para encontrar un músico de rock argentino que no haya estado de un modo u otro relacionado musicalmente con el Mono Fontana. A los trece años ya tocaba en Madre Atómica con Lito Epumer y Pedro Aznar. Después pasó a la banda del Nito Mestre post Sui Generis. En el camino, abandonó la batería y pasó al piano. Aprendió a tocarlo con una cartulina y terminó recibiendo la bendición de Herbie Hancock. Entonces se sumó a Spinetta Jade. Además, fue socio fundador de la Hallibour Fiberglass Sereneiders, el grupo de Alfredo Casero. Y Socio del Desierto con Spinetta. "Dios me puso un chip”. Los dos términos de la explicación definen un arco. En un extremo, la inconmovible fe, la evidencia de ser no el ejecutante sino el instrumento. En el otro, la alusión a un minúsculo circuito integrado capaz de realizar un número indeterminado de funciones –pero también al hecho de desmenuzar y desarmar–. Ambos términos se superponen en Juan Carlos “Mono” Fontana. Tal vez venga de ahí la modestia infinita que gobierna sus gestos. Su insistente retracción del mundo. De esa parte del mundo que es la vida pública. “A los tres años mi tía me regaló un tambor y empecé a interesarme en la batería. En realidad, creo que me lo regalaron porque vieron que yo estaba golpeando algo”. La habitación donde golpeó por primera vez el tamborcito es la misma en la que está ahora. Una miniatura con tres teclados, discos, libros, y una ventana a un patio que en verano descarga sus sonidos en interior.


Web Site:
http://www.myspace.com/monofontana

ACTUAL JAZZ

ACTUAL JAZZ
2008 - 2020